La invasión de las arañas camello...

jueves, septiembre 10, 2015

Hola pequeños lectores aficionados, ¿Cómo les va? Espero bien, a mi me va bien, tan pero tan bien que el día de hoy tendremos un post educativo. ¿Recuerdan que hace varios posts les dije que se había metido una araña gigante a mi casa? Pues hoy con les mostraré la foto de dicho insecto que resultó que no es araña a pesar de tener nombre de araña, que irónico, ¿no?

Acá está el bicho feo

Entonces hice un poco de investigación (si me estuvieran viendo, mientras escribo el post estoy con unas ñañaras inmensas de ver las fotos, solo alguien como yo se atreve a poner fotos de arañas siendo que les tiene miedo) y estuve viendo fotos y si, efectivamente esa cosa fea es (o más bien era, porque mi mamá la mató) una araña camello. Resulta que estas cosas son solífugos o solpúgidos, son un órden de arácnidos carnívoros de tamaño grande. Se parecen a las arañas pero no tienen relación directa con ellas, tienen enormes quelíceros en forma de pinzas (parecen pinzas para cortar alambre) y tienen un par de pedipalpos grandes que parecen un par de patas extras (cosa por la cual dan todavía más horror que una araña normal).

Estos animalitos de la creación están cubiertos de pelos que les ayudan con las funciones sensoriales, odian el sol y siempre andan buscando la sombra, en sus pedipalpos tienen almohadillas adhesivas que les ayudan a manipular a sus presas y también sirven como órganos táctiles. Hay muchas variedades de estas cositas peludas y horribles, por ejemplo están los que son nocturnos y los que salen de día, pero los que salen de día persiguen la sombra incansablemente, a veces corren tras las personas, pero no porque se las quieran comer (aunque eso parezca) sino porque les interesa cubrirse del sol. Tienen la peculiar característica de que al caer en agua se quedan en estado catatónico y vuelven a la vida normal una vez que todo está seco. Impresionantemente horrible, ¿no creen?

Soy una araña camello y te haré cosquillas con mis peludos pedipalpos... muajajaja!!

Y bueno, mi mamá asegura que nunca olvidará a esa araña horrible que entró corriendo por la puerta moviendo todas sus patas (ahora ya sabemos que dos no eran patas), dice que será algo difícil de superar y yo le creo, si cuando la vi muerta casi me dio el telele, ya me imagino ver esa cosa corriendo. Como sea, aquí termina este interesante post educativo, espero nunca les salga un bicho de estos en su casa y si es así recuerden que a mi también me pasó y siéntanse un poco menos mal. 

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Ahhhh, qué cosa más fea!!!! A mí se me aparece ese monstruo en mi casa y huyo sin mirar atrás. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. No me gustan para nada esos bichos!!!! Pobre tu mamá
    me imagino el susto. Besos!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.