Un libro, un juego y una película.

sábado, septiembre 26, 2015

Un Libro: El Conde de Montecristo.

Hace relativamente poco terminé de leer el Conde de Montecristo, un libro bastante interesante que te va atrapando poco a poco, al principio casi lloré con tanta injusticia que le hacían al pobre de Edmundo Dantés. Luego que fue armando sus planes y creando situaciones para lograr su venganza me enamoré de él, un personaje sumamente inteligente... en sí el libro es una gran joya. Es perfecto, creí que después del Fantasma de la ópera no me interesaría ningún otro libro, pero creo que este si le ganó al libro de Gastón Leroux por mucho, aunque no se puede hacer una comparación ya que son libros completamente diferentes... pero bueno, si se entiende, ¿no? 
Lo malo de este libro es que al parecer muy pocas editoriales lo "manejan" y por lo tanto es muy difícil de conseguir, o al menos eso me dijeron los de la librería. Lo bueno es que lo encontré gratis en el BookViser y lo pude leer, la otra desventaja es que casi quedé ciega por leer en el celular jajaja... pero dejando de lado todo eso, el libro es altamente recomendable y todos deberían leerlo porque yo lo digo. 

Un juego: League of Angels

Hace una semana que descubrí este juego y me tiene ligeramente enviciada (no mucho). Aunque la opinión popular dice que es una copia barata de League of Legends (lo cual es verdad hasta cierto punto) a mi me resulta conveniente por varias razones: no lo tengo que tener instalado en la computadora, no necesita mi total atención más que en los eventos (lo puedo dejar parado un rato y nadie va y me mata a mi pobre personaje) y rara vez me ataca el lag (una vez en LoL me atacó el lag intenso y nunca pude hacer nada, al final hasta me pusieron una sanción por no haber ayudado a mi equipo en la batalla).  
Lo único malo es la gente que ya tiene tiempo jugando ahí, nunca quieren incluir a los nuevos, aunque eso era hasta hace poco, ahora ya soy parte de un equipo (la mitad del equipo no me quiere, pero bueno) y no me va tan mal, hasta tengo una mascota (un gato robot... o al menos creo que es un gato), un caballo y un jardín con tres esclavos que me dan oro todo el tiempo, muy divertido.

miren a mi hechicero en acción

Una película: El Gran dictador. 

Esta película me llamaba la atención desde hace tiempo, pero no sabía que estaba en YouTube (de haber sabido la hubiera visto antes). Había escuchado por ahí que el discurso final era excelente y quería verlo con mis propios ojos así que la puse un día en la tarde que no tenía nada que hacer, y me divertí muchísimo, es una película excelente, brillante... sobre todo teniendo en cuenta la época en que fue realizada. Y pues acá les dejo el discurso para que lo lean (si no quieren ver la película)

Pero... yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco. Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros. Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano. El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá. Soldados: No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir. Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina. Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos. Soldados: No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: "El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres..." Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura. En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia. Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. Soldados: En nombre de la democracia, debemos unirnos todos."

You Might Also Like

4 comentarios

  1. El Conde de Montecristo es una obra genial y única, buena elección.

    ResponderEliminar
  2. No sabía que "El Gran Dictador" estaba colgada en Youtube. En cuanto me haga un hueco, la veo. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo original la peli y es una pasada. De pequeño me divertía mucho, y ahora me sigue pareciendo genial y además una de las mejores críticas de la historia. Dicen que Hitler se encerró en un cuarto para verla solo y que jamás comentó nada al respecto.

    Y ese libro es un grandísimo libro. De lo mejorcito que se ha escrito, y ha influenciado a muchos títulos más modernos, ojo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.