Anécdotas Vacacionales: Ave vs Arañas

jueves, marzo 31, 2016

Hola queridos lectores aficionados, ¿Cómo les va? A mi me va bien, aquí con la novedad de que adelantaré la última anécdota vacacional debido a mi aburrimiento, estos días casi no hay mucho que hacer y ya me cansé de leer cómics, incluso intenté jugar Wartune que es lo mismo que League of Angels, o sea, es otro juego diferente pero es básicamente lo mismo, bueno, bueno.... la última anécdota vacacional se llama:

ANÉCDOTAS VACACIONALES
AVECILLA VS ARAÑAS: LA BATALLA FINAL

Resulta, que en estos días vacacionales me di cuenta de una tremenda invasión, estaba yo haciendo algo que ya no recuerdo que era y salió una araña así que la maté, un rato más tarde en ese mismo día encontré otra araña y también la maté, en la noche antes de dormir junto a la puerta principal encontré otra araña y también la maté pero para entonces ya estaba yo intentando entender de donde habían salido todas las arañas. En fin, me fui a dormir y ya no volví a pensar en eso. 

Al día siguiente abrí el mueble de la ropa para sacar algo para ponerme y me encontré otra araña, pero esto ya fue el colmo, porque apareció en donde menos hubiera esperado, me sentí invadida, ya no había lugar seguro en la casa, todo estaba lleno de arañas...
¿La ven? Ahí adentro como si fuera su cómoda casita 

Así que rocié todo mi cuarto con insecticida Citronox que dizque huele a limón pero en realidad huele bien feo y para que se fuera el olor tuve que dejar el ventilador prendido dando vueltas como una hora. Pero no nos desviemos del tema... Yo creía que el cuartel general de las arañas estaba localizado en mi cuarto, en el mueble de la ropa pero no, al parecer su centro de operaciones se encontraba en otro lugar, uno aún más increíble que el escondite de la araña de la foto. Las arañas habían convertido la carreola de la sobrinita en su guarida, se habían instalado en cada rincón de ese pequeño artefacto fabricado para transportar bebés (y gatos, porque hay gente loca que pasea gatos en carreolas), pero dejen que les cuente como descubrí su escondite.

El viernes Santo me puse a limpiar la casa, algo me decía que tenía que dejar todo limpio porque el domingo seguramente habrían mejores cosas que hacer, entonces estaba limpiando cuando vi en la esquina del techo una araña patona tamaño gigante, la quise bajar con la escoba pero se cayó arriba de la carreola, entonces la agarré y la empecé a sacudir porque la araña no salía, y para mi enorme sorpresa lo que salió fueron como 50 arañas bebés por todos lados, en mi vida había sentido tanto asco. En fin, agarré la carreola y la saqué al patio donde fue rociada de Citronox. Dos o tres horas después salí por ella, le di una sacudida y cayeron todos los arácnidos cadáveres. 


Y desde ese día, no he vuelto a ver arañas en la casa... No me queda más que agradecer al H24 Citronox por haberme ayudado a terminar con esos indeseables seres mejor conocidos como arañas.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Órale. Qué invasión de arañas. Antes que no han picado al sobrinito o era niña??? no lo recuerdo.
    Creía que era sobre más películas jajaja.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy, qué grima me ha dado!!! A mí me pasa eso y me da algo. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  3. Permíteme que te diga ¡que asco!
    Odio las arañas y los bichos pero al mismo tiempo me dan penita, porque en realidad no nos hacen nada... Y los bebés me hubiesen dado mucha pena, pero obvio no se pueden tener en casa claro.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Aquí en Austria tenemos mogollón de arañas. Aunque tengas todo limpio, de vez en cuando siempre te ves algúna por algún lado pero no suelen ser muy grandes.
    Besos

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.