No te puedes engañar a ti mismo...

jueves, noviembre 24, 2016

Hola pequeños lectores aficionados, ¿Cómo les va? A mi me va bien, tan pero tan bien que el día de hoy les voy a contar una bella historia, tan pero tan bella que se quedarán impresionados... ok, no... ¿a quién engaño? No tengo ninguna bella historia. Pero hablando de engaños acabo de recordar algo que tal vez sea digno de postear.

Resulta que el otro día mientras veía Ergo Proxy...


Ah si, el otro día mientras veía Ergo Proxy, sabrá Dios porque me agarré a reflexionar y pensar en la vida y las cuestiones existenciales... fue por algo que escuché ahí pero no me acuerdo que era. El caso es que también me acordé de Flash que dice que aunque corra muy rápido al final no puede correr de si mismo, y me acordé de The Seven Deadly Sins cuando Meliodas dice que puedes engañar a los demás pero no a ti mismo, y entonces tuve una revelación.

Recordé varios sucesos a lo largo de mi existencia donde lo normal es que uno sienta emoción pero no la sentía, entonces uno para no quedar mal finge sentir emoción pero por dentro sabe que no le dio tanta emoción como los demás creen. Casi siempre, en casi todas las situaciones estoy ahí pero como les explico, de verdad uno no siente nada... haces como que si pero no, todavía recuerdo cuando salí por primer vez con el exnovio malvado (en ese tiempo todavía no era ex) y me dijo que quería "andar" conmigo... o sea, me dio emoción pero no tanta, en mi interior yo sentía que eso no era lo que esperaba (altas expectativas posiblemente), cuando me dieron los resultados del examen de admisión al Tecnológico, lo mismo, algo en mi interior me decía que no era para tanto, da emoción y todo pero se siente como pasos obligados, un proceso, no me da emoción porque pienso que es algo natural que se tiene que hacer. Graduarse de la escuela, titularse, todo lo veo como algo que es natural y obligatorio, no un sueño o deseo personal, lo hago porque tengo que, la vida dicta que hay que hacer eso y lo hago, fin. ¿Si me entienden?

Ahora que ya acabó el proceso, que ya prácticamente tengo el título en las manos, la suma de los esfuerzos y todo el show me digo... ¿Realmente quería esto? El otro día hablaba con mi mamá de las aspiraciones y sueños... no siento que los tenga, no alcanzo a enfocar que es lo que quiero, ya ni siquiera se si quiero algo. Es raro, porque ante la gente normal parezco querer algo, perseguir un sueño pero por dentro no se que quiero, no se que persigo. Se que tengo que hacer algo porque eso es lo que se espera, pero no siento que quiera hacerlo. 

Y en el interior eso me molesta, porque puedo engañar a los demás pero al final  no me puedo engañar a mi misma.

You Might Also Like

8 comentarios

  1. Todas hemos tenido dudas y pensamientos que nos han hecho comernos la cabeza. Has encontrado una buena forma de expresarlos y así contártelos a ti misma. Seguro que los dilemas irán desapareciendo según vayas andando tu camino y sabrás encontrar lo que quieres. De entrada a mi me ha gustado encontrar tu blog y leerlo, eso ya lo has hecho bien.
    Un beso. Con sabor a huerto blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!! Esa frase la usamos mucho en mi casa.
    Yo creo que todos tenemos etapas en las que no sabemos muy bien qué queremos, pero luego, de pronto, descubrimos qué es lo que nos gusta, aveces llega antes y a veces después.
    Yo a ti te imagino en un trabajo creativo, guionista de series manga, escritora...algo que tenga que ver con la imaginación.
    Besitos y seguro que pronto descubres cual es tu sueño.

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenos días!

    Primero decirte que es de admirar que seas tan honesta contigo misma y desde aquí... también. Se supone que engañas a los demás con esas emociones pero, sorpresa, ahora lo que has hecho es quitarte esa máscara.
    Creo que la sociedad nos condiciona con tantas cosas que al final no sabemos cuál es nuestro rumbo. Hablan de caminos, destino... todo muy futurista y soñador, todo para que olvidemos lo que hacemos ahora.

    Creo que las personas que estamos vivas en el presente podemos ser peligrosos para ésta sociedad, porque conocemos y notamos la diferencia de lo que es la vida, ante lo que dicen ellos.

    Besos,

    Noa

    ResponderEliminar
  4. Hola! Te doy mi opinión con mucho cariño:
    Me parece que eres muy exigente contigo misma y quizás por eso es que no te emocionas, como dices. Creo que es muy natural lo que te pasa, son etapas. Y esto le pasa a mucha gente cuando termina un proceso largo en el que se ha invertido tanto tiempo y esfuerzo como lo es titularse. Te vienen todas esas preguntas ¿qué hago ahora? ¿esto era lo que quería? ¿con esto voy a ser feliz? y te angustias mucho. Pero tú ya has dado el primer paso que es reflexionar sobre ello y que lo hayas contado aquí muestra tus ganas de avanzar.
    Yo te aconsejaría que no te desesperes y tengas paciencia contigo misma.
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que yo tampoco soy de grandes aspiraciones. Y parece que uno en esta vida no es nadie si no tiene sueños. Ni caso. Jajaja.

    Besotes, guapa!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que es una reacción muy humana Avecilla y la cuestión es que como tú dices, muchas veces estamos tan condicionados a como debemos reaccionar, que incluso te llegas a sentir mal si no es así. Habemos gente que quizá nos emocione lo que a nadie y lo que se supone nos debería provocar saltar de felicidad, pues ni cosquillas.

    Respecto a lo que dices que no sabes si es lo que querías, te diré algo, yo tengo ya casi 42 años y no tengo idea que quiero exactamente en mi vida. Pero curiosamente esta etapa en concreto es la que más he disfrutado.

    Poco a poco se te irá despejando el camino.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, hacemos cosas porque se espera que las hagamos y a veces fingimos sentirnos de cierta manera porque también eso es lo que se espera en tal situación. Creo que a tan corta edad no sabemos casi nada de la vida, ni de lo que queremos o anhelamos o deseamos en realidad, y cuando nos damos cuenta ya estamos terminando una carrera o tenemos hijos y si en ese momento descubrieramos nuestro propósito en la vida ya sería tarde.
    No sé por qué se borró si ya te había comentado de primero.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Yo me sentía un poco igual, así de desganado y desencantado... pero al final uno va encontrando su camino y ñas cpsas que le gustan, no te preocupes que ya lo verás :)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.